Todo está en Madrid

Botería Julio Rodríguez

Botería Julio Rodríguez

Esta botería data de 1909, abierta por Álvaro Fernández en la calle del Águila, en el barrio de la Latina, con Anastasio Rodríguez, abuelo del actual botero, como aprendiz. La boquilla o brocal será lo último que coloque antes de que la bota quede lista para ser curada

...

DESDE 1909 Odres, botas, pellejos o corambres Odres, botas, pellejos o corambres: Julio Rodríguez, vigente propietario de la botería, desgrana con orgullo los sinónimos para nombrar los distintos cueros de piel de cabra, listos para conservar aceite y vino, que cuelgan de los muros de su taller y que él fabrica artesanalmente. Ambos trabajan juntos hasta 1941, fecha en la que Álvaro Fernández deja el negocio y Anastasio solicita su adquisición para continuar con el oficio. En los años setenta, Julio Rodríguez decide hacerse cargo del negocio familiar para continuar la tradición botera artesanal de su abuelo hasta el presente: él mismo recorta las pieles con sus plantillas metálicas, las cose y las seca; después prepara y aplica la pez con la que impermeabiliza el interior de los cueros. Las botas son, sin duda, el producto estrella en ventas de la botería, con casi un millar de unidades vendidas al año, aunque también fabrica pellejos y vende toneles de roble americano. Productos artesanales con sabor añejo que siguen de actualidad gracias a la labor de la única botería que sigue en activo hoy en día en Madrid.

Leer menos
Leer más