Todo está en Madrid

Sastreria Cornejo

Desde 1920. En 1932 se trasladan a la calle Magdalena 2, comenzando a trabajar para producciones de teatro, zarzuela y revista por toda España, así como con algunas películas del cine español

...

El arte de coser historias Fue en el número 28 de la Cava Baja donde Sastrería Cornejo comenzó su andadura en 1920, cuando Humberto Cornejo y su mujer Gabina Olivar recibieron como regalo de bodas una pequeña colección de disfraces que comenzaron a alquilar a particulares. A finales de los años 50, el productor Samuel Bronston aterriza en Madrid y Sastrería Cornejo vive una época de esplendor en la que quintuplica su stock de vestuario, gracias a títulos como Orgullo y pasión, El Cid, Taras Bulba, 55 días en Pekín, Lawrence de Arabia, Por un puñado de dólares, Doctor Zhivago o Campanadas a medianoche, por citar algunas. Grandes estrellas como Charlton Heston, Ava Gadner, Sofia Loren o John Wayne salieron vestidos de Cornejo. En las décadas posteriores se afianza el mercado internacional, además del ámbito teatral y cinematográfico español. Destacan títulos como Nicolás y Alexandra, Dune, El húsar sobre el tejado, Vatel, El perro del hortelano, Shakespeare in love, La niña de tus ojos, Gladiator, Alatriste, Ágora, Elisabeth, La favorita o Mientras dure la guerra. Ha participado en producciones premiadas, teniendo en su haber 13 Premios Oscar, 27 Premios Goya, 12 Premios César y 7 Premios BAFTA hasta el momento. Hoy en día es Humberto Cornejo de la Cuesta, tercera generación, quien junto a sus hijos, Paula y Humberto, siguen al frente de la sastrería. La sede se trasladó en 2001 a un nuevo edificio de cuatro plantas en la calle Rufino González, y cuenta con más de 15.000 m2 de instalaciones, con almacenes a las afueras de Madrid que albergan más de 1.000.000 de trajes, calzado y complementos de todas las épocas. Además, en sus talleres se confecciona artesanalmente todo tipo de prendas adaptadas a cada proyecto. Cada año participan en más de 500 producciones, dentro y fuera de nuestras fronteras.

Leer menos
Leer más